Relaciones

Relaciones a distancia: las diferentes etapas

Consejos para mantener una relación a distancia

Continuando con el tema iniciado en el artículo anterior sobre las relaciones a distancia, podemos ver dentro de todo esto que las relaciones a distancia pasan por tres etapas. La primera etapa se caracteriza básicamente por las charlas y las tan conocidas frases “cursis” como por ejemplo: “te extraño”, “de verdad, ahora me doy cuenta cuánto te quiero”, “no veo la hora de que volvamos a estar juntos”, y en donde todo lo que pueda hacer o decir la otra persona va a parecernos sumamente conmovedor.

En la siguiente etapa, este tipo de frases se repiten constantemente y a diario, pero se manifiestan con preguntas del tipo obsesivas y desesperadas como; “¿cuándo nos vemos?”, “¿a qué hora llegaste ayer?”, “¿qué vas a hacer ahora y qué hiciste a lo largo del día?”; preguntas que por lo general pueden ser tomadas como absorbentes y comprensivamente intolerables para la otra persona.

Finalmente, llegada la última etapa, las preguntas se tornan un poco densas y se buscan respuestas que consuelen o que reparen la inseguridad que genera esta distancia, como por ejemplo: “¿tú realmente me quieres?”, “¿me extrañas?”, “¿si me lo dices en serio, entonces, cuando nos vamos a ver?”.

Hay personas que creen que la distancia anula la existencia del otro y de los amigos que tienen en común, no teniendo en cuenta que el mundo es un pañuelo y que por lo general uno termina enterándose de las cosas que pasan.

Uno pensaría que en estos tiempos modernos, en los que las comunicaciones no tienen límites, sería más llevadera una relación desde lejos; el que inventó esa reflexión, definitivamente no vivió una relación a distancia.