Relaciones

Esclavas del teléfono móvil (III)

movies

Elemento erótico si los hay, acercando palabras de amor de madrugada, o estirando una conversación en el auto antes de entrar a casa para preparar la cena familiar.

Nos revela cuando en grupo de mujeres, un viernes a la noche chequeamos que esté en condiciones para ser atendido en caso de que llegue ese llamado inesperado. Novedoso y adictivo, nos revela también en nuestra relación con él, protegiéndolo con fundas a la moda, zambulléndonos en la cartera a la hora de su primer berrido, poniéndolo sobre la mesa imprudente y maleducadamente en una reunión o salida, casi como marcando: estoy acá pero no tanto, estoy allá pero no tanto.

Singularidad de mujer en definitiva, que remedando a Dios, quiere estar en todos lados. Pero cuidado, ninguna cosa que nos haga sentir omnipotentes y omnipresentes es infalible. Nada nos protege de nosotras mismas cuando de adicciones y esclavitudes se trata. Nada.  Ni siquiera el teléfono móvil.