Sex and Life

¿Es conveniente utilizar la saliva como lubricante?

Saliva como lubricante

La saliva es uno de los lubricantes utilizados desde la antigüedad en las prácticas sexuales. Se trata de un lubricante natural, muy efectivo en la mayoría de ocasiones, pero el cual no está exento de peligro en todos los casos. ¿Sabes cuándo se puede utilizar la saliva como lubricante y cuándo debemos evitarlo?

Utilizar la saliva como lubricante está muy extendido entre las parejas, y también en las prácticas sexuales a solas. Es un lubricante natural de excelente calidad, ya que contiene una base acuosa, pero también gran cantidad de glucosacáridos que hace que no se seque de inmediato la zona que se ha lubricado con ella.

Además de ello, utilizar la saliva como lubricante es de lo más excitante, ya que se puede humedecer cualquier zona directamente utilizando la boca.

Puedes utilizarla para humedecer todo el cuerpo de tu pareja, y así poder resbalar mejor sobre él, o bien para humedecer los genitales y favorecer una mejor penetración. Sea cuál sea el acto sexual, la saliva siempre será un buen aliado; tan sólo hay que dejar volar la imaginación, y tu pareja y tú no necesitaréis nada más.

Sin embargo, existe una excepción a la hora de darle este uso a la saliva: si existe algún tipo de infección o enfermedad contagiosa que podáis transmitiros entre vosotros.

En la saliva humana pueden albergarse infinidad de microorganismos, principalmente virus de muy pequeño tamaño, que se transmiten cuando la saliva pasa de un cuerpo a otro. Al entrar en contacto la saliva de una persona que sea portadora de una enfermedad contagiosa con la mucosa de alguna otra persona sana, pueden transmitirse los microorganismos y dar lugar a una infección en la segunda persona.

Enfermedades como el SIDA o el herpes, entre otras, pueden transmitirse fácilmente a través de la saliva, ya que el virus que las provoca se encuentra en grandes cantidades en está, y su contagio es muy fácil y rápido.

En caso de que tu pareja pueda padecer algún tipo de enfermedad que se pueda contagiar con la saliva, o cuando vayas a mantener una relación sexual con alguien a quién no conoces demasiado bien, mejor toma todo tipo de precauciones para evitar cualquier contagio.