Mamás

Errores de las madres primerizas

Happy mother with adorable baby

Las mamás primerizas suelen cometer varios errores cuando tienen a su primer hijo. Aquí te contamos cuáles son para que no los repitas.

Una buena higiene para el bebé es fundamental. De ahí que haya que esterilizar cualquier objeto que vaya a usar el pequeño. Sin embargo, no conviene obsesionarse. Hay madres que esterilizan todo hasta que el bebé ha cumplido un año. Es bueno que el niño pueda entrar en contacto con algunas bacterias, ya que le ayudarán a tener un sistema inmunológico más fuerte.

Los recién nacidos tienden a enfriarse, pero si se les abriga mucho, sudan demasiado. Cuidado con el exceso de ropa. Si adviertes que le suda el cuello y la cabeza es que tiene calor.

Si el bebé duerme de día, no hace falta que tengas la casa en silencio para no molestarle. Cuando el bebé cumple un mes y medio está más predispuesto a dormir por las noches que de día, con lo que si lo hace por la mañana, no necesitas no hacer ruido para no despertarle.

El siguiente error es el de dejar llorar al niño hasta que se calme. Se cree que si les dejas llorar todo el tiempo no los malacostumbras. Esto es falso. Cuando un recién nacido llora hay que cogerle enseguida en brazos, consolarle y ver qué le hace falta.

El miedo a que alguien enfermo coja al niño y le contagie algún mal es muy común entre las madres primerizas. Si bien sí que es de sentido común el que si sabemos que alguien está enfermo, no hay que llevar al niño pequeño a verle.

¿Eres de las que pasa de las indicaciones de la pediatra? Si solo haces caso a lo que te recomienda tu madre, mal vamos. Los tiempos cambian y la manera de cuidar a un bebé también. Conviene hacer caso a las indicaciones de la pediatra.