Salud

Enfermedad del tiroides, ¿cuándo hay que operar?

Enfermedad y cirugía tiroideas

El tiroides es un órgano importante en nuestro organismo, ya que es el encargado de producir hormonas para controlar y mantener el metabolismo y producir energía. Sin embargo, es frecuente que en algunas personas presente ciertos problemas, siendo lo más recomendable utilizar la cirugía para su eliminación, con el fin de evitar males mayores y conservar el total estado de salud del paciente afectado por esta enfermedad del tiroides.

La función del tiroides, como glándula endocrina, es la producción de hormonas tiroideas, encargadas de la regulación del metabolismo, tanto de la producción de energía como de su consumo por parte de las diferentes células del cuerpo para su mantenimiento. Se encuentra situada en la base del cuello, alrededor de la tráquea.

Le enfermedad del tiroides puede aparecer cuando el tiroides funciona en menor medida o deja de funcionar por completo (hipotiroidismo), o bien, cuando su actividad es mayor de lo normal (hipertiroidismo), provocando problemas en el metabolismo en ambos casos.

También se engloba dentro de la enfermedad tiroidea el cáncer de tiroides, uno de los cánceres con mejor pronóstico de recuperación tras su tratamiento.

Muchas enfermedades tiroideas se pueden intervenir a través de tratamiento médico sin la necesidad de recurrir a la cirugía. Sin embargo, puede ocurrir lo contrario cuando el tiroides se inflama y aparece como un bulto anormal en el cuello. Cuando se presenta este primer síntoma, se debe acudir rápidamente al médico endocrino para diagnosticar el problema.

El médico determinará si el funcionamiento del tiroides es el correcto, y qué tipo de tratamiento se deberá llevar a cabo.

Se recurrirá a la cirugía tiroidea siempre que exista duda sobre la malignidad de los síntomas, cuando el tamaño del tiroides sea excesivo y esté causando la opresión de la tráquea, dificultando la respiración, o cuando el paciente desee la eliminación de un tiroides de gran tamaño por causarle problemas estéticos.

La extirpación de la glándula tiroidea hoy en día conlleva una intervención quirúrgica simple y carente de riesgos, que no deja apenas cicatriz en el paciente. Los grandes profesionales especialistas en la cirugía tiroidea aseguran el éxito tras la operación, eliminando el problema de la deficiencia en la actividad del tiroides, y facilitando un tratamiento sencillo y eficaz que suple la actividad endocrina de esta glándula, para que la salud no se vea afectada en absoluto.

Ponte en buenas manos y confía tu salud sólo a los médicos endocrinos más expertos.