Sex and Life

Enciende la luz y enciende el placer

Intimacy

La sensualidad y la sexualidad tienen un gran aliado: la vista. Todos los estudios revelan que el 50% de nuestro cerebro actúa bajo estímulos visuales, con lo que podemos comprender que este es un elemento crucial a la hora de la excitación. Pues bien, dicho esto, y aún sabiendo que para muchas personas la oscuridad o la penumbra es un ambiente más cómodo para la intimidad, debemos aclarar que se pueden estar perdiendo una experiencia de placer incomparable.

Encender la luz y observar hasta los pequeños detalles que se suceden en tanto estamos haciendo el amor estimula directamente un centro esencial del cerebro, a través del cual se ordena al cuerpo la liberación de dopamina y el deseo crece de manera incontrolable. Hasta hace algunos años se pensaba que esto solo sucedía en los hombres y que las mujeres respondían a otro tipo de señales, como las auditivas. Sin embargo se ha demostrado a través de varios estudios que la estimulación visual es un excelente medio de excitación en las mujeres.

Otro mito que debemos desterrar es el de la imaginación como disparador del deseo, esto es una gran mentira ya que los pensamientos aislados que pueden venir a nuestra mente durante la intimidad son más bien inoportunos, y la oscuridad conspira justamente para que esto suceda y la mente divague. Para evitar que esto ocurra lo mejor es mantener la vista en todo lo que está sucediendo, especialmente en el otro.

Finalmente para aquellas personas que se pueden llegar a sentir intimidadas por las luces encendidas durante el sexo, es bueno que sepan que siempre hay una buena cantidad de pequeños trucos que pueden ayudarnos, como por ejemplo iluminar la habitación con lámpara más tenues; o elegir posiciones que nos permitan “ocultar” aquellas partes de nuestros cuerpos que no nos gustan, esto ayudará a evitar la tensión que provoca el pudor y los complejos. Sin embargo, podemos asegurar que una vez que el fuego se haya encendido es muy posible que todas las inhibiciones desaparezcan y podrán disfrutar del placer de ese momento como siempre han deseado.