Belleza

Embellece tu sonrisa con las mejores ortodoncias

Female Patient Examined By Dentist

Hace unos años, las ortodoncias que se utilizaban para arreglar los diversos problemas dentales eran tan grandes, incómodas y antiestéticas que eran pocas las personas que decidían potenciar la belleza y la salud de su sonrisa a través de este método.

Sin embargo y, por suerte, las cosas han cambiado mucho y las ortodoncias que se emplean hoy en día no solo son mucho más discretas que las de antaño, sino que pueden llegar a ser invisibles.

Y, como yo misma me animé a ponerme aparatos después de los veinte años debido a que la ortodoncia no es un tema que solo incumbe a nuestros peques, quiero invitarte a que, si deseas mejorar el aspecto de tu dentadura, te animes a hacer lo mismo y a descubrir que llevar brackets no tiene por qué generarte ningún complejo, sobre todo si optas por utilizar alguna de estas ortodoncias.

Brackets de zafiro

Los brackets de metal son los más cómodos y fáciles de utilizar por los dentistas, motivo por el cual son los que portan la gran mayoría de los niños. No obstante, si eres adulta y quieres que tu ortodoncia quede lo más disimulada posible, los brackets de zafiro se convertirán en una estupenda opción. ¿El motivo? Que son transparentes, su precio no es especialmente elevado y son geniales para arreglar multitud de problemas dentales.

Ortodoncia lingual

La ortodoncia lingual es algo especial debido a que, en este caso, los aparatos se colocan en la parte trasera de los dientes, y no en la delantera, lo que oculta los brackets por completo. Sin embargo, son pocos los dentistas que apuestan por utilizar este tipo de ortodoncia debido a lo difícil que resulta trabajar con ella y a que solo es útil para ponerle solución a un pequeño número de problemas bucales.

Ortodoncia invisible

Seguro que has visto un sinfín de anuncios en televisión sobre la ortodoncia invisible, una especie de molde completamente transparente que se coloca en los dientes y que puede retirarse a la hora de las comidas. A mi también me llamó mucho la atención y, tras informarme sobre ella, descubrí que, además de ser excesivamente cara (su precio ronda los 6.000 euros) solo es apta para tratar pequeños problemas dentales, aunque merece la pena probarla si cumples los requisitos debido a que no se ve prácticamente nada.