MamásRelaciones

Emancipación cada vez más tardía

Los hijos se van del hogar de los padres cada vez más adultos. Está claro que la crisis económica actual tiene mucho que ver, pero solo en parte, ya que este fenómeno se viene dando desde antes. Tal vez los jóvenes aspiran a más cosas para el momento de irse de la casa  y eso les lleva más tiempo.

Eso hace que la convivencia pueda tener ciertas dificultades. Una relación que era más bien vertical, como lo es de padre a hijo pequeño, se vuelve horizontal, de adulto a adulto.

El punto es que muchas veces, el adulto dueño de casa siente restringidas sus libertades justamente por los más jóvenes. Se tiene que adaptar a horarios y costumbres justamente cuando no tiene ganas de adaptarse si no que de vivir a su aire.

Pero hay un fenómeno que acompaña esto y es la prolongación de la adolescencia. Los hijos viven, piensan y actúan como adolescentes por mucho más tiempo. La adolescencia no termina ahora a los 18 años, sino que se prolonga hasta los 23 años o más.

Imagen: eltranvia48.blogspot.com