Complementos

Cómo elegir mantelería

Diet. Dieting Concept. Diet Menu

Si bien las costumbres han cambiado mucho y hoy no se tiene la formalidad de antes, cuando estamos armando nuestro propio piso hay cosas que tenemos que tener. Hace algunas décadas las personas solo se iban del hogar de los padres cuando se casaban. En esos casos las mujeres, (sobretodo), ya tenían un enorme ajuar que habían preparado durante años. Muy buena parte de ese ajuar era la blanquería. Sábanas, toallas y manteles, muchos de ellos bordados con las iniciales de los contrayentes, eran casi una norma.

Qué mantel elegir

Pues ahora no es nada parecido a eso, pero podemos tener un mínimo de equipamiento en ese sentido. En lo personal, para el día a día me encantan los individuales. La oferta es amplia  y el único criterio es buscar algo que tenga que ver con la decoración del piso. Para un composé o un contraste, la idea es generar un conjunto.

El color y tamaño del mantel

Sin embargo, podemos tener algo más formal por si tenemos visitas. Lo que no debe faltar nunca, por lo simple y elegante es el mantel blanco. Tal vez con un caminero o sobre mantel le damos un aire nuevo, pero vale mucho la pena invertir en un mantel blanco de algodón. Las medidas se calculan muy fácil. De cada lado tiene que sobrar un tercio de la altura. Por lo tanto, medimos el ancho, la altura de la mesa  y sumamos ese ancho más dos tercios de la altura (uno para cada lado). Igualmente calculamos con el largo, si se trata de un rectángulo.

No hay que olvidar las servilletas para tener un juego completo.