Relaciones

Elecciones para toda la vida

 Elecciones Para Toda La Vida

¿Te encuentras en la situación en que no logras encontrar un punto de acuerdo con tu pareja en la decisión de planificar tener un bebé o evaluar la posibilidad de tenerlo? ¿Te sientes preparada para adoptar esta responsabilidad?

Si tu pareja aún no lo desea, debes tratar de comprender que es absolutamente imposible acordar de manera sincera si no conversan y sin enfadarse, sin imponerse o manipular. No dejes que la ansiedad provoque un distanciamiento, piensa mucho tiempo la toma concreta de esta  decisión.

Cuando alcanzamos un grado de madurez y estabilidad económica, considerar traer un nuevo integrante al mundo se siente como un pedido de la naturaleza misma a tu cuerpo, es quien dicta que de repente tengas esas ganas enormes de ser madre; pero puede suceder que tu pareja no sienta que está preparada para esta responsabilidad y cambio de vida. Puedes sentir que las circunstancias están aptas para criar un/a pequeño/a; debes tener en claro que no buscas llenar un espacio emocional y debes tener también en consideración la situación en la que te encuentras con tu pareja, no vaya a ser el caso en el que sólo estés buscando reencontrarte con él por esta vía.

Los hombres son reacios a la hora de tomar esta decisión, lo que no significa que no lo deseen sino que a veces lleva un poco más de tiempo y preparación; pues saben que su vida no será la misma y su lugar tendrá más responsabilidades. Si realmente sientes que es lo único que te falta y su negación es rotunda (las hay, mi prima terminó una relación de años por este motivo), considera discontinuar la relación, o ceder pero nunca sientas frustración frente a una elección que hiciste tu misma, porque tener en un bebé debe ser una elección de a dos (en la generalidad) y cuentas con ventajas como: ya no es un mandato social obligatorio si estás casada o en pareja, puedes tener un hijo sin pareja (me pasó que luego de cinco años me dejaron por eso y decidí tener a mi hija, hoy tengo a Pilar sin su papá porque desapareció).

La maternidad o la paternidad pueden suponer un grave cisma en una pareja, no sólo ellos retrasan el momento de ser padres; con su nueva posición social, son muchas las mujeres que posponen el asunto de los niños en favor de su carrera o su propia vida pero que uno de los dos no quiera tener hijos puede suponer un obstáculo insalvable para el otro.

 La comunicación sincera, es la base de toda buena relación y en un tema como la elección de ser padres más aún, debe ser clara y concreta, alguno de los dos puede considerar que aún no le ha llegado el momento; aunque si piensas que es una decisión definitiva, debes plantearte seriamente si puedes renunciar a ser padre o madre.

Imagen: Mucho cine