Complementos

Elección y cuidado del calzado

Zapatos y dolor de espalda

Si acabas de invertir en un buen par de zapatos, luego de buscar por mucho tiempo algo que realmente te guste y sea de calidad pero acorde a tu economía, hoy te dejaremos una serie de consejos para cuidar ese calzado que te ha costado conseguir pero al fin tienes y deseas que te dure lo más posible.

- Forma de uso: lo mejor con un par de zapatos nuevos es usarlos poco a poco para que se amolden a la forma de tu pie. Ni con estos ni con ningún otro calzado es aconsejable usarlos dos días seguidos.

- Calzador: el uso del calzador es algo que está un poco pasado de moda sin embargo deberíamos hacernos de uno y utilizarlo siempre al colocarnos nuestros zapatos, sobre todo estos tan especiales, porque eso ayuda a que no se deformen en la zona del talón.

- Primer uso: para que no te lastimen ni sientas que tu pie está demasiado aprisionado pon crema hidratante en el interior del calzado antes de usarlos.

- Calzado que destiñe: si te has comprado un calzado que mancha tus pies o tus calcetines, pon vaselina en su interior y déjalo toda una noche, al día siguiente limpiar lo que no haya absorbido con un trapo.

- Zapatos de cuero claro: para limpiar un calzado de este tipo hay una receta casera que es formidable, esto es, batir una clara a punto nieve y aplicarla sobre el cuero.

- Zapatos de suela: estos suelen ser muy resbaladizos, la forma de evitar malos momentos es rallando con un objeto punzante la suela.

- Zapatos de charol: para limpiar este tipo de zapatos debes usar leche o crema muy líquida, pasar con un algodón y dejarla actuar.