Cotilleos

El Tráfico de bebés

El bebé vendido en Alicante remite a una situación que no se configura como un caso aislado y que merece una discusión. El tráfico de personas existe, la venta de seres humanos también…y no siempre los compradores son padres que no pueden tener hijos biológicos y están realmente deseosos por criar uno, sino que están aquellos que se dedican a la venta de órganos, entre otras cosas.

Dejando de lado la venta de órganos y pensando la venta de un bebé como solución de aquellas parejas que lo desean como miembro de su familia, se está planteando una interrogante al sistema legal, ya que puede verse como un emergente, como un síntoma de la sociedad…recordemos que fue una pareja de inmigrantes los que pretendían comprar un bebé. ¿Qué pasa con la adopción?, ¿Qué pasa con el marco jurídico que deja estos espacios vacíos?.

Sabemos que hay mujeres que gestan bebés y que por razones afectivas, materiales o las que sean no se pueden hacen cargo de ellos y deciden darlos o venderlos a otras familias…en un marco de ilegalidad. También hay parejas que aspiran a un hijo y que conciben la compra como una manera para lograrlo. ¿Cómo se llega a este campo oscuro, a este mercado negro…no será mejor crear vías de acceso para lograr la adopción?

Técnicos que trabajan en temas de adopción aseguran que hay situaciones donde ésta es recomendable. Pongamos por ejemplo los casos donde nacen niños producto de violaciones o de relaciones incestuosas entre padres e hijas. Es muy difícil para estas mujeres aceptar a estos niños como hijos…la adopción es una opción, máxime cuando hay tantas parejas que no pueden tener hijos biológicos.

Por otro lado, nos parece necesario desmitificar el tema de la madre que da a su hijo como mujer-madre abandonante. Podríamos considerar el hecho de que cuando una mujer opta por entregar a su hijo a otras personas que sabe que están ávidas por recibir a ese niño como un miembro querido y cuidado dentro de una familia, está reconociendo que otros pueden ejercer la función maternal mejor que ella. Esto implica un no abandono. Mujeres que abandonan a sus hijos son aquellas que los tiran literalmente a la basura, como suele pasar.

Continúa.

Fuentes: El Pais | bebesymas | villazon1