Cotilleos

El timo del rezo

Rosary

La verdad es que la inventiva de algunos no tiene límites. Lo malo es que esa inventiva es para hacer cosas malas, en este caso robar a personas confiadas y de mucha edad. En general, en la mayoría de los timos, se saca ventaja de la naturaleza humana. En esos casos, siempre hay algo que en teoría la víctima podría ganar, lo que hace que baje sus precauciones y asuma un cierto riesgo.

Es el caso, por ejemplo, de quienes ofrecían pagar fortunas por una viejas máquinas de coser, que salen unos 100 o 200 euros. La persona se tienta con la posibilidad de la ganancia enorme  y gira un dinero a la cuenta del supuesto comprador, que se supone es para autenticar el origen de la máquina. Por supuesto que nunca más se sabe nada ni de los euros ni del comprador.

El timo del rezo es diferente, porque no hay ninguna ventaja que hubiera podido sacar la víctima. En general son señoras de edad que frecuentan la iglesia. A la salida de la misma, dentro de ella o en sus casas, son abordadas por una o dos personas muy amables y educadas que les piden para rezar juntas, aprender a rezar el rosario, etc.

Una vez que se les permite acceder la vivienda de esa persona anciana, proceden a robar.

No se trata de desconfiar de todo el mundo todo el tiempo, pero si de ser cautos y no permitir que entre al hogar alguien que no conocemos.