Cotilleos

Shopping, ¿paseo o compulsión?

Está bueno que cuando necesites despejarte sola o con amigas te des una gran vuelta por los paseos de compras e inviertas en un regalo a modo de estímulo por los esfuerzos que haces todos los días. Aún así muchas personas (sin distinción de sexo) suelen liquidar hasta los últimos peñiques de su sueldo en objetos innecesarios sea ropa, accesorios o algo para el hogar.Las personas trabajadoras (no aquellos famosos que pueden darse lujos en excentricidades) que nos esforzamos para ganar el salario mensual para poder tener las cuentas al día y también obsequiarte una cartera que marca la tendencia de moda. Debería ser una actividad recreativa donde disfrutes del paseo en sí mismo y no pasarla mal porque no has podido concretar una compra.

Hay mujeres que concurren a los shoppings por aburrimiento, tristeza, soledad, cansancio o simplemente porque no tienen otra actividad para hacer. Otras lo hacen para pasear y compartir un momento con sí mismas o con sus amistades o sus familiares, el factor del consumismo combinado con el excesivo marketing por los variados medios para incentivarte a comprar “algo” … ya que muchas veces no sabes qué comprarte y sientes que necesitas ese objeto.

Cuando las compras dejan de ser un espacio de disfrute para ser una actividad compulsiva ya que en esta última estarías tapando ciertas soledades y dolores, es como hallar un modo de canalizar esa tensión que te molesta. Ir al centro comercial produce la liberación de una hormona que cuando la liberas produce emociones intensas y positivas,por ejemplo:  cuando varias bolsas están en tus manos.