Sex and Life

El sexo y los gemidos

intimate young couple during foreplay

Seguro que más de una vez te has preguntado por qué gemimos al hacer el amor, una cuestión que muchos responderían diciendo que las mujeres que gritan al practicar sexo lo hacen para fingir un orgasmo o, simplemente, para excitar al hombre.

Sin embargo (y por suerte) esto no es siempre así. De hecho, los gemidos son necesarios para muchas féminas ya que, cuando alcanzamos el clímax, podemos sentir un placer tan intenso que este nos provoca unas increíbles ganas de gritar. ¿O acaso no chillas cuando te subes en una montaña rusa? Pues esto sería algo similar, ya que, aunque las sensaciones son completamente diferentes, en ambos casos se produce un momento de máxima excitación que hace que nuestro cuerpo sienta ganas de liberar toda esa adrenalina a través de los gemidos.

Asimismo, hay expertos en la materia que aseguran que los gemidos también sirven para guiar a la pareja. Y es que se supone que si gemimos en algún momento durante la relación sexual es porque nos gusta lo que estamos sintiendo, lo que hará que la otra persona sepa con certeza que va por el buen camino.

Y es que, tanto durante la práctica del coito como al llegar al orgasmo, nuestro cuerpo se ve invadido por una serie de sensaciones que hacen que nuestra respiración se acelere, nuestro cuerpo se convulsione y nuestra garganta sienta la necesidad de vibrar con gemidos, gritos y todo tipo de expresiones, lo que demuestra que estos “ruiditos” no son una excusa para hacer que el hombre se sienta bien o para fingir orgasmos, sino una muestra del auténtico placer. ¡Descubramos las verdades del sexo!