MamásSalud

El polémico parto en domicilio (II)

A raíz del fallecimiento de una beba nacida en su casa en Cáceres, se ha reavivado la polémica del parto en domicilio versus parto hospitalario. Quienes defienden la primera postura afirman que se humaniza una situación que en el hospital suele ser hostil para la madre y el niño. Argumentan también que es un hecho natural.

El punto es que si bien es natural, tiene sus riesgos para la madre y el niño. Hay complicaciones que no pueden preverse, y que se presentan en el momento. Tener todas las herramientas posibles para salvar esas situaciones es la diferencia, en muchos casos entre la vida y la muerte.

Una demora en recibir la atención necesaria puede dejar al niño con lesiones permanentes, por ejemplo, en caso de asfixia perinatal (como el caso de Cáceres). Lo mismo con la madre. Tratamientos de alta complejidad en estos casos, sirven solamente cuando se aplican a tiempo. La perdida de esos minutos preciosos en un traslado es un riesgo totalmente innecesario.

Lo que debería exigirse es que el parto en el hospital fuera más humano, como está ocurriendo en muchos centros de nuestro país. Favorecer el contacto piel con piel, evitar procedimientos innecesarios como el rasurado, con medidas muy simples y que se pueden instrumentar rápidamente.

Imagen: mundo-de-bebes.com