Relaciones

El peso de la historia personal en las relaciones

Te has preguntado seriamente, dejando de lado las justificaciones, ¿por qué no puedes iniciar una relación de pareja?, o, ¿cómo es que cada vez que te lías a otra persona dejas paulatinamente de comportarte de forma espontánea?, o, ¿por qué tus parejas siempre terminan dejándote diciendo que se sienten asfixiados por ti?, o, ¿cómo se hace para simplemente estar con el otro sin pelearse?

Según las psicólogas Patricia Calero y Elena López de Calle, las vivencias del pasado afectan las relaciones del presente de manera tan contundente como influyen las experiencias actuales.
Ellas sostienen que nos enfrentamos a los acontecimientos del presente de la misma manera que lo hicimos en el pasado; de esta forma si hoy estoy conociendo a una persona y si mis experiencias pasaron por el desengaño y la traición, entonces me relacionaré con esta persona de la que aún nada sé, a través de la sospecha, poniendo en acción todos los mecanismos de protegerme ante esta desconfianza que de seguro tiene al miedo como promotor.

Las psicólogas proponen la observación de uno mismo y de las respuestas emocionales que se ponen en juego al entablar un vínculo con otra persona, como formas de enfrentarse y/o anticiparse a los conflictos de pareja que pueden aparecer.
El conocimiento de sí mismo es un factor fundamental en todos los aspectos de la vida, no sólo en lo que refiere a las relaciones amorosas sino laborales, familiares y sociales en general.

A su vez, el conflicto es lo permanente de la vida. Recordemos el descubrimiento freudiano del inconsciente y su conceptualzación de un proceso primario que siempre tiende a conseguir placer y otro proceso secundario que nos pone los pies en la realidad ante el reconocimiento de las misma…el conflicto es permanente, por tanto la posibilidad para postergar la realización de algún deseo y saber negociar y transmutar cosas es parte de la vida misma.

Fuente: psicologia-online