Cotilleos

El peligro de los fanatismos

Los pensamientos radicales suelen ser peligrosos. Asumir una verdad como absoluta y considerar que todo el que piense en contrario es una amenaza para esa verdad, puede tener consecuencias serias. Dentro de este tipo de ideas hay algunas muy peligrosas que tienen algunos factores en común.

Por un lado hay algo en esa verdad asumida como absoluta que incluye la idea de superioridad. Puede ser, por ejemplo, la idea de pertenecer a una raza superior (en esto se basan los conflictos étnicos) o la de que existe un ser superior que todo lo puede y todo lo sabe, pero que necesita ser defendido de los que no lo consideran así. Este es el caso de los conflictos religiosos. Quienes pertenecen a esa determinada religión, deben luchar firmemente contra los que no. La historia completa esa llena de ejemplos de ese tipo. La inquisición, es un buen ejemplo.

Por otra parte se siente como especialmente importante combatir a los contrarios, a los que de ninguna forma se los ve como iguales. En el caso extremo, se considera que exterminarlos es la mejor opción. Es el ejemplo del nazismo.

Imagen: ultimahora.com