Cotilleos

El peligro de las sectas

El Peligro De Las Sectas

Con el gancho de la religión, algunas aprovechadoras personas con sed de dinero y poder, han montado verdaderos imperios económicos a costa de jóvenes y adultos que pasan por un mal momento psicológico.

Esto no es nada nuevo; todas las religiones han conocido tendencias heréticas que han terminado convirtiéndose en sectas. En algunas de ellas, ésta inclusive se ha institucionalizado, como una auténtica expresión de religiosidad. Otros, simplemente optan por ignorarlos, soportándolos como un mal menor.

En todos estos casos, el objetivo y a lo que se aferran todos los llamados “líderes” es a fomentar la espiritualidad y la búsqueda de la verdad, sin importar las formas empleadas.

También existe una segunda categoría de sectas, consideradas socialmente peligrosas, que sólo utilizan la religiosidad como medio para concentrar poder político y económico.

El Peligro De Las Sectas

La personalidad del fundador siempre suele ser parecida; avispados hombres de negocios con una capacidad bastante sorprendente para inventar, con el mayor lujo de detalles, historias sagradas que justifiquen la necesidad de exigir obediencia ciega y dinero a los futuros adeptos.

Las más veteranas nacieron durante el siglo pasado, y muchas en los EEUU. Por suerte, mayores dificultades para su expansión encuentran las sectas modernas, todas surgidas en su mayoría a partir de lo años sesenta, aprovechando la necesidad de los más jóvenes por una vuelta a la espiritualidad.

Ante todos estos atentados a la libertad, la sociedad ha reaccionado a través de los parlamentos de los distintos países. Si bien la respuesta ha tenido cierto retraso, ya existe cierta unanimidad sobre las sectas que deben considerarse peligrosas, como la Iglesia de la Unificación o Meditación Trascendental.

Fuente: Eldedoenlallaga  | Imagen: Jardineria.pro , Naipesdepalo