Salud

El estrés engorda

Business woman in stress

Sintoniza una emisora de música clásica, respira hondo, déjate envolver por el suave sonido de las notas musicales y relájate. De este modo, no solo conseguirás ser más feliz y gozar de una buena salud, sino que, además, mantendrás la línea debido a que se ha demostrado que el estrés engorda.

Una información sorprendente que ha llegado hasta nuestros oídos de la mano de varios estudiantes del grado de Nutrición de la Universidad de Alicante, quienes han asegurado que el estrés y el trabajo fuera de casa propician que las comidas rápidas se conviertan en nuestra principal fuente de alimentación, lo que trae consigo un aumento de peso más que considerable y, por ende, una mala salud.

No obstante, este no es el único motivo por el cual se afirma que el estrés engorda, sino que, cuando nos encontramos en una situación repleta de nervios y ansiedad, nuestro organismo libera altas dosis de cortisol, una hormona que nos ayuda a enfrentarnos a los problemas y que, además, hace que el cuerpo le aporte glucosa a la sangre para enviar grandes cantidades de energía a los músculos y podamos, así, solucionar nuestros conflictos.

Asimismo, y como te hemos comentado anteriormente, el hecho de que, en muchas ocasiones, no tengamos más remedio que comer en tan solo unos pocos minutos nos obliga a tirar de las comidas preparadas y de los platos menos saludables para nuestro organismo, lo que provoca que nuestra piel pierda toda su belleza, la salud empeore y los quilos de más hagan acto de presencia.

Así que, si quieres lucir una figura envidiable y olvidarte de que el estrés engorda, hazte con una hamaca para disfrutar del descanso y el relax, realiza una escapadita romántica, sumérgete en las aguas de un spa o realiza cualquier otra acción que te brinde la oportunidad de relajarte y de encontrar la paz absoluta. ¡Todas nos merecemos un buen descanso de vez en cuando!