Relaciones

El engaño virtual

Continuando con nuestra entrega anterior sigamos viendo más sobre infidelidad virtual.

Una vez que se encuentra a alguien interesante en línea, en ambos casos no sólo muestran sus aspectos más interesantes, sino que se empieza a  compartir: intimidades, esperanzas, temores, fantasías, lo cual los va acercando poco a poco, lo cual con el tiempo se hace que sea más apremiante la necesidad de una interacción real.

En el momento que estos cambios no pasan inadvertidos por la pareja respectiva, es cuando comienza a preguntarse, a querer saber: ¿qué hace mi pareja, marido/mujer tantas horas seguidas en Internet? Comienzan las sospechas, las dudas, a sentirse amenazados.

Así se comienza con la acción detectivesca, a revisar, buscar, chequear la computadora de la supuesta pareja infiel, llegando muchas veces a sentirse devastados y traicionados con el resultado.

Ese otro u otra deja de ser una fantasía, y se convierte en alguien real, aún cuando no hayan existido encuentros reales aún. Pero ese encuentro tarde o temprano llegará ya que para ellos les es irresistible el encuentro con su compañero del alma, siente que fueron hechos el uno para el otro, por lo sin duda valdría la pena arriesgar todo.

En muchas ocasiones sobreviene el desengaño: la persona real es muy distinta a la virtual. El comienzo de este romance podría servir como una señal de alerta para saber que se necesitan modificaciones en la propia pareja, sin duda debería ser el foco de atención, ya que la pérdida de una pareja de años podría ser terrible.