Relaciones

El delito: ser homosexuales

Dos españoles han sido víctimas de una cruzada contra los homosexuales que se lleva a cabo en Gambia, por órdenes expresas de su presidente islamista, Yahya Jammeh, que el 15 de mayo pasado condenó las prácticas homosexuales y dispuso que toda persona que tenga relaciones con otros de su mismo sexo dejaran el país en 24 horas.

Los dos españoles detenidos fueron acusados de haber acosado sexualmente a dos taxistas, que informaron a las autoridades que los apresaron inmediatamente, manteniéndolos en la comisaría de Kotu, donde todavía están presos.

Jammeh, presidente de Gambia desde 1994 luego de dar un golpe de estado, dijo que no aceptaría “actos pecaminosos e inmorales como la homosexualidad” y que “cortaría la cabeza” a las personas con este tipo de sexualidad. También dijo que se implementará una ley más estricta que la de Irán.

El presidente es además acusado de no permitir la libertad de expresión y de prensa, más aún luego de la muerte sin resolver de un periodista, Deyda Hydara, en diciembre de 2004, ocasión que Jammeh aprovechó para hacer leyes mucho más severas al respecto.

Fuente | Gambia News

  • VS

    Reflexión entorno a la homosexualidad

    La orientación del deseo homosexual y heterosexual están presentes en cada persona en el momento de la concepción. Lo que sucede es que por tónica general se desarrolla una sola y esta suele ser la heterosexual. Esto quiere decir que la imagen de relación mayoritaria es la heterosexual, pero porque exponencial mente sea mayor en número no la hace más natural. Estamos expuestos ha demasiada presión mediática desde que nacemos y ante nosotros no se despliega un abanico de libertad tan amplio como podríamos imaginar. El camino por el que debemos discurrir esta casi trazado de antemano, nos programan para que nos comportemos de una u otra manera. Si nuestro entorno auspicia con fuerza rotunda la causa heterosexual es muy probable que aspiremos a ella; con lo que inmediatamente reprimiremos y cerraremos nuestras puertas a la posibilidad de mantener relaciones con personas del mismo sexo. Me pregunto que sucedería si todo fuera al contrario, me refiero si la sociedad fuera predominantemente homosexual. Posiblemente cambiarían todas las tornas, se vería con otros ojos y es posible también que surgiera de nuevo la discriminación injusta sobre la minoría. Queda patente que la sociedad es un ente abstracto que nos impulsa a seguir al resto de masas. El que tenga la presuntuosidad de marcar diferencia no va ha ser aceptado de buena guisa lógicamente. Podríamos recurrir también al más que rebatido tema de la procreación, se dice que el sexo debería tener esta como finalidad; pero en realidad lo primero que buscamos al practicarlo es el placer individual.

    Según mi experiencia personal curiosamente tuve un impulso fuerte a mantener relaciones con hombres pero si cabe aún más con mujeres; pero digo curiosamente porque mis padres murieron cuando era muy pequeña y mi hermanas mayores no pudieron estar muy pendientes de mí. No viví por demasiado tiempo ante mis ojos con el implacable modelo hombre-mujer y nadie me clarificó sobre lo que debería ser o no la sexualidad para mí. Entonces me enamoraba de hombres pero también lo hacía de mujeres. Desgraciadamente cuando detectaron este digamos defecto de serie, tuve una brutal represión por parte de mi entorno; y yo por no defraudar a los que amaba inste por seguir sus pautas. Pero todo esto no fue en vano, tuvo duras consecuencias para mí, nada gratificantes. Cuando me enamoraba de una mujer y rechazaba lo que sentía con naturalidad, me sentía la persona más desgraciada del planeta, no quería vivir porque no hay nada que haga más desgraciado al ser humano que ser deshonesto consigo mismo. Y todo esto se magnificó con el tiempo generándose en mí hasta hoy por hoy un inmenso vacío; un vacío de alguien que amo intensamente a una mujer pero no se permitió vivir ese amor.

    En suma quiero concluir que la homosexual no es una opción es un potencial que ya tenemos y que podemos o no materializar.