Relaciones

El casamiento

El Casamiento 

¿Conocemos una expresión más comprometedora que “Si, quiero” al instante de adquirir un matrimonio? Esa frase ciertamente ha originado gran cantidad de suspiros y también de llantos. Gracias a ella han perdido el sueño mujeres y hombres abrumados y sometidos por los ímpetus más primitivos y pujantes del ser humano: el amor.

En estos años marcados por los avances tecnológicos y las investigaciones, no servirá de nada sujetarse al misterioso origen del amor. Conocido es que las prácticas de la seducción y los cortejos provocan catástrofes entre los amantes estimulados por las ansias, los recuerdos más gratos y la dependencia que nace entre las dos personas. A efectos de que no se achique la llama del amor y para que la testosterona tenga un funcionamiento adecuado, será fundamental saber y conocer las debilidades y gustos del sexo contrario, para así lograr el emprendimiento de forma tranquila de la gran aventura en pareja. Aplacada entonces las intrigas de los deseos, solo restará lo más importante: el casamiento.

Ambos géneros concuerdan en que la causa más fundamentada para dar el “Si” es la presencia de una atracción mutua o del amor. Sin embargo mientras nosotros hacemos hincapié en la juventud y hermosura de nuestra compañera, ellas dan más importancia al coraje, a la seguridad económica y al sentido de humor. Ellas educan a los pequeños y transcurren largas horas concretando asuntos del hogar, los caballeros siempre estarán dispuestos a resguardar, ayudar y establecer definiciones transcendentes para la mejor marcha de toda la familia.

Es lógico que luego de la pasión de los primeros meses, sobreviene la tranquilidad del cariño, para muchas parejas será sencillo fortalecer esa relación, para otras quizás no. Es cierto que incomoda conversar en términos de hasta siempre o hasta la eternidad, alcanzaría con incrementar el amor día a día, con valor, respeto, virtudes y defectos. Pero salvando errores o aciertos, lo primordial es que la vida da la oportunidad de volver a iniciar.

Imagen: diario de bodas