Salud

Ejercicio para sentirse bien

Attractive young fit woman training at gym

Ejercitar no solo hace bien al cuerpo, sino al espíritu. Nunca está de más recalcar esto, porque una dosis de ejercicio, por más pequeña que fuera, siempre reaviva el alma y, sobre todo, nos permite distraernos por un rato.

Recuerdo cuando empecé a hacer ejercicio regularmente. Lo había intentado antes, pero siempre cometiendo el mismo error: quería hacerlo todo, quería hacerlo rápido, y quería resultados instantáneos. Cuando pasaba un mes y no notaba demasiados cambios, me sentía frustrado, y dejaba de hacerlo. Pero luego, alguien me aconsejó: “Empieza despacio. Muevete en casa, solo unos minutos por día”.

Moverse. Esta es la clave. Siempre se repite, pero es necesario decirlo cuantas veces se pueda. Si tienes que ir a un sitio y puedes hacerlo caminando, camina. Escuché una vez de boca de un escritor decir que él leía parado, caminando por la casa, porque si leía acostado se quedaba dormido. Comencé a aplicarlo, y es infalible: no solo hago ejercicio, sino que además, me concentro mucho más cuando leo caminando por la casa.

Os resultará gracioso, y lo es, pero también muy efectivo. Claro que lleva tiempo. Pero no tiene que ser tanto tiempo, tampoco. Media hora por día sirve. Y si os armáis una rutina, mucho mejor. Podéis comentarnos vuestra propia rutina. En la próxima entrada os diré la mía. No es nada del otro mundo, pero funciona para mí. Y sobre todo, para mi estado de ánimo. Hacer ejercicio, créase o no, me ha vuelto mucho más dado, amable, y dispuesto a compartir.

Pixy
  • camilo

    excelente, todo el mundo debería saberlo