BellezaSalud

Los efectos del estrés en nuestra piel

Continuando con la entrega anterior, sigamos compartiendo los efectos del estrés en nuestra piel.

Nuestra piel registra los cambios de ánimo al igual que sucede con otros órganos. Los especialista de la piel registran casos de patologías cutáneas que son consecuencia del estrés: herpes, acné, pérdida repentina del cabello y picazón aparentemente inexplicable.

Es muy común que el estrés provoque exceso de sudoración y aumento de caspa.

HERPES

El herpes simple es otra afección que reaparece durante un período de tensión que baja las defensas del cuerpo, provoca erupciones, ardor y enrojecimiento alrededor de los labios o al interior de la boca. El efecto del estrés es similar en ambos sexos, pero las mujeres consultan más, especialmente cuando las lesiones son en zonas visibles como cara, cuello y manos, ya que nos afecta la autoestima.

Es entonces cuando se desencadena un círculo vicioso en que las lesiones cutáneas provocan disconformidad, angustia y estrés en la persona, lo que a su vez incide en que el problema se intensifique.

También ocurre con patologías crónicas como por ejemplo: el vitiligo,  es la despigmentación de la piel o la psoriasis, son lesiones escamosas. En esos casos, el tratamiento dermatológico adecuado logra cambios impresionantes, mejorando el nivel emocional, y mejorando así el estrés.

Pero en los casos que es el estrés el causante del problema, es necesario realizar una terapia a nivel emocional, para que la terapia tópica resulte positiva.

CORAZÓN

Las situaciones estresantes afectan a todo el organismo, más allá de la piel. A nivel del corazón, las mujeres somos más propensas que los hombres a mostrar los síntomas de problemas cardíacos luego de pasar por un episodio de estrés.