Sex and Life

Dogging, una práctica sexual para las más atrevidas

couple has fun in bed. laughter, joy and eroticism

Hace unos días escuché por primera vez la palabra Dogging, una curiosa forma de tener sexo que combina diversas prácticas de lo más eróticas, picantes y sexuales que me gustaría darte a conocer.

Y es que, si eres una mujer atrevida en la cama, no tengo ninguna duda de que te encantará el Dogging, un modo original de practicar sexo que apareció en los años 70 pero que acaba de ser víctima de un gran boom gracias a la novela 50 Sombras de Grey.

Es por ello que el Dogging solo es apto para las chicas más osadas que deseen disfrutar como nunca del sexo junto a su pareja.

Y es que, aunque son muchos los beneficios de la masturbación, no hay nada como alcanzar el clímax en compañía de ese chico que tanto nos gusta, algo que es posible a través de multitud de prácticas entre las que destaca el Dogging. ¡Descubre en qué consiste!

Exhibicionismo

El exhibicionismo es una de las premisas del Dogging. Es por ello que esta erótica actividad no está indicada para las mujeres más tímidas. No obstante, para ser exhibicionista no es necesario que hagas el amor en medio de la calle más transitada de tu localidad, sino que un callejón oscuro o una playa desértica pueden ser los escenarios perfectos para practicar Dogging bajo la mirada de algunos viandantes.

Voyeurismo

Mirar cómo otras personas practican el sexo también es otra de las peculiaridades del Dogging. Asimismo, también es frecuente que las parejas que practican esta actividad inviten a otras personas a añadirse al dúo, aunque esto no es imprescindible para realizar Dogging.

¿Quiénes lo practican?

El Dogging es propio de las parejas heterosexuales que tienen entre 25 y 50 años y que poseen un carácter liberal y atrevido, ya que los celos y el pudor son adjetivos que no tienen cabida dentro del universo del Dogging.