MamásRelaciones

Divorcio: qué sucede cuando hay hijos

parents fighting and child stuck in between isolated on white

Hoy en día podemos ver como muchos niños se ven principalmente afectados ante los cambios que se desarrollan dentro de la familia. Estos vínculos suelen cambiar cuando la decisión de los padres es terminar con la relación involucrando indirectamente a los hijos.

Aquí se observan en los pequeños distintas reacciones que se desencadenarán a partir de las actitudes que comiencen a tener los padres para con sus hijos y entre ellos mismos también. Normalmente el niño entra en una situación de conflicto consigo mismo, donde en la mayoría de los casos, al no comprender exactamente el motivo de la separación, tienden a culparse o a hacerse cargo del problema.

Los padres ante esto ponen al niño en un lugar de mediador que actúa frente a las discusiones que comienzan a generarse. Los niños se llenas de preguntas  sobre como vivirán a partir de ahora y con cuales de sus padres lo harán.

Los sentimientos que se generan en ellos son de profunda tristeza y resentimiento hacia los padres mismos. Por el contrario están aquellos que sostienen la esperanza de que los padres vuelvan a reconciliarse y mantienen un buen comportamiento. La tarea de las personas mayores en estos caso es brindarle al niño una explicación clara de porque han tomado dicha decisión de separarse.

Ante estas situaciones de quiebres emocionales, los padres muchas veces actúan de manera tal que afectan directamente a sus hijos, ya se inconscientemente o adrede mediante el uso de regalos como método extorsivo. Así los pequeños no hacen mas que disminuir las demostraciones de afecto para con sus padres debido a aquellas situaciones en estos compiten por la tenencia  de sus hijos, discuten y llevan a cabo situaciones de conflicto frente a ellos.

Por ultimo, una reacción muy típica en los niños  ante un divorcio es el despertar de sentimientos de rechazo frente a nuevas parejas que pueden entablar sus padres, generando una relación casi de enemigos.

  • Pingback: El verano y las relaciones de pareja » Blog Vacaciones