Cotilleos

Diez años de cárcel para quien dejó tetraplejico a otro

En febrero de 2007 Roberto Alonso caminaba por Alcalá de Henares (Madrid) cuando se cruzó con Miwa Buene, un ciudadano congoleño. Le pide entonces tabaco, y como no tenía comienza a insultarlo fuertemente. Todos los insultos eran claramente racistas. Pero no se limitó a eso, ya que lo golpeó salvajemente.

Como consecuencia de los golpes, Miwa Buene perdió la movilidad en sus cuatro miembros, lo que lo ha dejado en una situación de total dependencia. De hecho, al día de hoy vive en Centro de Lesionados Medulares de Vallecas (Madrid).

El juicio a concluido y la condena ha sido de 10 años, dos menos que los que pedía el fiscal.

En lo personal creo que es poco. Los crímenes con motivación racial deberían ser mucho más severamente castigados. En primer lugar, porque en alguna forma tal vez desaliente a quienes llevan a cabo estos actos. Pero fundamentalmente porque un crimen racial es algo totalmente inexcusable.

Imagen: larazon.es