Salud

Diagnóstico: jaqueca

Es de gran importancia el no autoprescribirse medicación. Debemos tener un diagnóstico serio para tratar jaquecas ya que el excesivo uso de analgésicos puede agravar la cefalea.

En la mayoría de los casos, la autoprescripción analgésica para calmar el dolor de cabeza no contempla la causa de la cefalea, además, como en el caso de la jaqueca, el abuso de esos fármacos puede empeorarla.

La jaqueca o migraña afecta al 16% de la población, es conocida también como hemicránea debido a su característica de afectar la mitad del cráneo.

Es menos frecuente que las cefaleas tensionales pero es notoriamente más invalidante debido a su intensidad, impide moverse, empeorando con la luz y los sonidos, y ocasionalmente vómitos.

Suele iniciarse antes de los 30 años, para reiterarse de modo episódico, con períodos sin sufrimiento entre las crisis que se repiten con una secuencia variable en cada persona, entre una a cuatro por mes, con una duración que oscila entre algunas horas hasta tres días.

Las crisis jaquecosas tienen algunas similitudes con las crisis epilépticas ya que aparecen de modo brusco e imprevisto, se inician con un conjunto de síntomas que se denominan: pródromos o auras. Estos anuncian episodio crítico, en un caso la convulsión y en el otro, el dolor de cabeza. También se sabe que algunas jaquecas responden a fármacos antiepilépticos.

El dolor migrañoso es por lo general pulsátil, a diferencia de otras cefaleas, que se localizan en una mitad del cráneo, más frecuentemente detrás de un ojo.

La intensidad del dolor y su asociación con vómitos, puede plantear diagnóstico diferencial con otras cefaleas más graves, que cursan con hipertensión endocraneana, por tumores, hemorragias o inflamación cerebral.

No te pierdas la próxima entrega con más información interesante.