Salud

Detectar y actuar frente a la anorexia en nuestros hijos

Diet

Cada vez son más los casos diagnosticados de anorexia y bulimia nerviosa, y en niños cada vez de más temprana edad. ¿Cómo detectar la anorexia en los niños? ¿Cuáles son los síntomas que deben ponernos en alerta?

La anorexia, bulimia y cualquier otro trastorno de la conducta alimentaria son problemas muy serios que deben ser detectados a tiempo para evitar los peligros que tienen estas enfermedades sobre la salud general de los que la padecen. Son enfermedades que pueden causar graves trastornos sobre todo en niños que se encuentran en edad de crecimiento, y limitan sus comidas, impidiendo que su organismo se desarrolle correctamente debido a la gran falta de nutrientes y energía.

Los niños se van influenciados desde pequeños por los actuales cánones de belleza, que presentan cuerpos mucho más delgados. Si el niño o niña tiene un poco de sobrepeso, podría verse influenciado con mayor facilidad a parecer este tipo de trastornos, ya que en muchas ocasiones no se siente bien con su propio cuerpo, e incluso sufre las burlas de los demás compañeros.

Los padres deben prestar atención a la actitud de los niños frente a la comida. Cuando adviertas que tu hijo o hija comienza a presentar inapetencia por la comida, que prefiere comer solo, que frecuenta demasiado el lavabo o que se preocupa demasiado por su peso y por la práctica excesiva de deporte, deberías comenzar a intervenir.

Habla con tus hijos cuando creas que les preocupa su imagen. Detectar este tipo de trastornos y tratarlos desde el comienzo es importante para evitar que vayan a más, y sean mucho más difíciles de tratar.

Si detectas que en el ámbito de tu hijo se encuentra algún compañero que presenta este tipo de problemas, habla con tu hijo para que él mismo conozca los peligros de esta enfermedad, y cómo evitar caer en ella.

Ofréceles a tus hijos una correcta imagen frente a la comida y a la dieta sana. Como madre, no muestres preocupación excesiva por tu peso frente a los niños, ya que podrías influir negativamente sobre ellos. Come correctamente para que ellos te imiten, y ante cualquier señal, no dudes en prestarles tu ayuda.

Los padres son el mayor ejemplo de los pequeños, y su gran apoyo frente a los problemas.