Belleza

Desmaquillarnos, un hábito de higiene para tu piel

En artículos anteriores hemos hablado de la importancia de un buen maquillaje para vernos más sensuales y bellas, todas nosotras sabemos que el maquillaje es nuestro gran aliado para un rostro más atractivo y jovial, pero no debemos por ello desconocer la importancia que tiene también la correcta limpieza de la piel para que esta respire y se mantenga fresca y sana a pesar del uso de cosméticos diarios.

Esto implica el trabajo de desmaquillarnos cada día limpiando la piel para que se pueda regenerar y evitar el envejecimiento prematuro. Para esto no hay excusas valederas, ni la falta de tiempo ni el cansancio deben impedir que cuides la piel de tu rostro como corresponde; mucho menos la pereza o el descuido.

Para una limpieza adecuada debemos mantener este ritual y hacerlo de la manera más profunda posible, veamos pues entonces un paso a paso que nos ayudará a crear este hábito tan necesario:

– Pasa por todo tu rostro un algodón con gel o crema desmaquilladora
– Enjuaga profundamente con agua tibia y luego un poco más fría

Debes hacer esta limpieza tanto a la mañana como a la noche, siempre usa algodón o toallitas suaves que arrastren la suciedad, liberando nuestra piel de toda la máscara del maquillaje y ayudándola así a respirar. Además estaremos quitando las células muertas, el exceso de grasitud y los residuos de la contaminación que hay en el ambiente.

Acostúmbrate a realizar esta limpieza como cualquier otro hábito de higiene, tanto como el de limpiar tus dientes o lavar tus manos. Verás como tu piel te lo agradecerá resplandeciendo y haciéndote lucir más bella día a día.