RelacionesSalud

Dependencia emocional

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Vemos cotidianamente y con gran admiración aquellas parejas que demuestran ser inseparables. Todo lo comparten y lo hacen en equipo. La distancia no es un obstaculo para ellos ya que al segundo de estar separados se están al menos comunicando por teléfono. Son las típicas parejas que ante cualquier discusión o posible ruptura comprometen todo para disolver el conflicto. Y si éste se produce y deciden terminar, siempre regresan para estar juntos. Se podría decir que no pueden vivir sin la otra persona, porque les significaría una profunda y total infelicidad.

El origen de la dependencia

Muchas de éstas situaciones generan una dependencia emocional en donde por lo general la propia dignidad se ve corrida para darle lugar a los sentimientos y aquellas cosas que son importantes para la otra persona. Aquí lo que hay que saber reconocer para darnos cuenta si la relación está llevandonos por el buen camino en donde el amor y los sentimientos son puros y tienen que ver más con una relación normal o si por el contrario si se tratase de una dependecia que conllevaría un desgaste mental/sentimental y emocional por parte de las dos personas nos conduciría a un quiebre absoluto en la relación.

Adicción al amor

Para esclarecer la situación podemos decir que una persona emocionalmente dependiente se asemeja mucho a un adicto. La felicidad y la predisposición para conseguirla va a depender por completo de la otra persona, ya sea un hijo, algunos de los padres, un amigo o aquella persona que elijamos para encarar una relación. Aquí es muy característico de dicha persona que por lo general sea muy perfeccionista y su vida gire en torno a manipular y controlar al otro debido a su gran inseguridad. Como la situaciones son múltiples y conflictivas lo único que podemos hacer si es que pasamos por ésto es reconocer cómo somos, aceptarlo y tratar de cambiarlo recurriendo a algún profesional si no es posible la solución por nuestros propios medios.