Cotilleos

Delito continuado

woman pulls the man for a tie

Lamentablemente los ejemplos de delitos continuados nos sobran. Tal vez alguien pueda pensar que un homicidio es siempre un delito continuado, ya que no termina nunca, la persona sigue muerta y el dolor de los familiares ni tiene fin. Pero un delito continuado es otra cosa, es un delito que se sigue ejecutando en el tiempo, el delito se sigue cometiendo. Veamos de qué se trata.

Un dolor constante

Por ejemplo, en América Latina, varias dictaduras tenían por costumbre hacer “desaparecer”  a sus contrarios. No se trata solo de ejecutarlos, se trata de desaparecerlos, no hay cadáver, no hay respuestas. Las familias siempre siguen buscando, en una mezcla de esperanza remota y desánimo absoluto.

La mayoría de los asesinos seriales dejan algunos que otros casos “abiertos”. No es que no recuerden donde han dejado el cadáver, no lo dicen por su propia maldad, para seguir lastimando. Sin ser seriales los asesinos de Marta claramente se encuentran en esa línea de someter a la familia de esa niña a un sufrimiento eterno. No alcanzó con matarla, hay que seguir torturando a quienes la querían.

Por justicia

Aparentemente  y por como se han desenvuelto las investigaciones, el caso de Ruth y José se encuentra en esa línea también. El propio padre de los niños, presunto responsable de sus muertes, se niega a dar más datos. Las evidencias serán las que hablen. En este caso parece que por suerte, hablan y mucho. Es muy difícil entender como el deseo de venganza de esta persona sea tan inagotable.