Belleza

Delineadores para los ojos, ilumina tu mirada

BLD038517

Nada mejor para iluminar tu rostro que pintarse los ojos. Este simple detalle puede darnos ese toque especial para vernos arregladas y más bonitas todavía. Por supuesto, primero tendremos la piel del rostro ya hidratada  y maquillada, en el caso de utilizar alguna crema de maquillaje.

Existen muchos tipos de delineadores para los ojos, es importante que escojamos aquél que se adapte mejor a nuestra pericia a la hora de pintarnos. Además, algunos de ellos son más fáciles de utilizar que otros y unos dan un aire más discreto a la mirada mientras que otros dan un aire más felino a la mirada.

Básicamente hay tres tipos de delineadores, los líquidos, en lápiz y en gel (o crema).

El más fácil de utilizar y el más habitual es el lápiz. Con él se consigue un look más natural aunque la desventaja que tiene frente a los otros es que dura menos tiempo y puede ir difuminándose a lo largo de las horas si no se usa un producto bueno. Darás a la línea del ojo un grosor diferente según las veces que lo pases, consiguiendo así el efecto que desees, más o menos discreto.

Los delineadores líquidos requieren un buen pulso para aplicarlos y que la línea quede perfectamente definida. Su acabado nos dará un efecto más dramático y felino. A tener en cuenta que a la hora de desmaquillarse, este tipo de delineador es más difícil de eliminar.

Por último, los delineadores en gel son más fáciles de aplicar, dando también ese toque sedoso a los ojos .Duran más tiempo que los lápices y se deslizan muy fácilmente por el párpado. Suelen presentarse en frascos, eso sí, necesitaremos un pequeño pincel o brocha para aplicarlo.

Por último, tengamos en cuenta que pintar todo alrededor del ojo puede hacer que los ojos parezcan más pequeños. Así que según la forma de tus ojos y el  tamaño, tal vez deberías solo perfilar desde la mitad hasta el extremo. Pintar solo el párpado superior es lo suyo si tenemos los ojos pequeños.

Cuánto más gruesa sea la línea que hagamos, más sofisticado y dramático será el efecto. Una línea fina da un aspecto muy natural.

¿Y de qué color cogemos el delineador? Porque el clásico es el negro, pero según el color de tus ojos, del cabello y del tono de la piel, podríamos decantarnos por otros colores. Por ejemplo, los ojos azules se resaltan utilizando un color gris, azul (más oscuro que el de los ojos), gris o violeta. Y los ojos verdosos lucen más todavía si se emplean delineadores  de color bronce, beige, café o morado.