Belleza

Dejemos de hablar como gordas

No existe mujer que no haya participado o al menos escuchado una conversación que se trate el tema de la batalla eterna, el sobrepeso.

Es cada vez más común una charla entre amigas se exprese:

-Me siento tan inflada, tan gorda.
-¿Estás hablando en serio? Tú no eres gorda para nada.
-Sí que lo soy, mira mis muslos.
-¡Pero si eres un palo, súper flaca!
-Tú también.

En Estados Unidos ha llamado a este tipo de conversación: fat talk, es como: conversación de gordura. Desde hace ya algunos años ha creado  campañas para que las jóvenes y adultas dejen esta costumbre.

Según estudio que se realizó a 186 universitarias para conocer como se sentían con su imagen corporal y con qué frecuencia realizaban un fat talk, los resultados arrojaron que un 93% de ellas hablaban sobre cuán gordas se sentían con sus amigas, sin importar si tenían o no sobrepeso.

Los expertos indican es que lo que se busca con estas conversaciones es  calmar la propia insatisfacción con el cuerpo, a través de esta especie de encuesta camuflada hacia el resto de las mujeres.

El fat talk, incluye frases tan comunes como:

  • estoy gorda,
  • ¿me veo gorda con esto?,
  • necesito bajar 5 kilos,
  • ella es demasiado gorda para usar ese vestido,
  • También comentarios como: qué bien te ves, ¿has bajado de peso? se considera fat talk.

La mayoría de las mujeres que suelen quejarse de sentirse gordas o hinchadas, buscan dejar de sentirse culpables por haber comido mucho o no ir al gimnasio, por medio de la respuesta positiva que le brinden.

Sin embargo servirá como un calmante momentáneo para la desaprobación de su cuerpo.

El fat talk ya es una costumbre de jóvenes de todas partes del mundo y se ha convertido en una obligación participar en conversaciones de ese estilo.