Relaciones

Dejando de lado los prejuicios

Actitud positiva, la clave para ser una gran emprendedora

Hoy en día los comentarios sobre cierto tipo de relaciones en donde uno de los dos es mucho mayor que el otro, sobretodo en los casos en que se da que ese lugar lo ocupa la mujer, es muy mal visto y la gente lo toma como algo desubicado. La cuestión está en pensar por qué se ve esto tan mal y no cuando se da a la inversa y el hombre en relación con una mujer joven es elogiado. La sociedad está llena de prejuicios que impiden que dos personas puedan vivir sus vidas como lo deseen y con quien lo deseen sin que se los esté juzgando.

Nos libramos ya de muchas ataduras que invadían nuestras vidas privadas en temas respecto de la sexualidad, la religión, en fin, todas aquellas cuestiones que no deberían ir más allá de las decisiones que toma cada uno como persona individual que es. Si éstas cosas tan importantes lograron ser combatidas, ¿cómo puede ser que lo fundamental a la hora de elegir un compañero/a sea en base a la edad? Recordemos que una mujer grande cuenta con herramientas de seducción que suelen ser muy fuertes, como la inteligencia y el humor, que juegan a favor dentro de las preferencias de un hombre joven.

Pero claro, siempre están aquellos que desde afuera opinan y evalúan todo en torno a algun interés, como si el amor, la amistad, el compañerismo y el respeto no tuvieran peso alguno. Nadie, tengamos en cuenta, se enamora una sola vez en su vida y es bueno aprender a darnos oportunidades que nos hagan sentir bien con nosotros mismos. Ya demasiado hay que pensar respecto a la otra persona, la compatibilidad en creencias, ideología, las conductas cotidianas como para que la edad siga siendo un requisito más.

Además este tipo de situaciones no se dan todos los días, una mujer no está pendiente de si encuentra un hombre joven o mayor para entablar una relación, las cosas pasan y llegan solas, entonces debería ser lo más lógico no desaprovechar momentos ni personas. Evitar que nos afecten los prejuicios de aquellos que nada tienen que ver con nuestra vida ni nuestra relación es lo fundamental.