BellezaSalud

Dejando de lado los complejos físicos (II)

Si tienes una predisposición genética a pesar demasiado, la manera en que desarrollas tu vida es lo que terminará estableciendo si llegarás o no a ser gorda.

Los genes juegan un papel clave, pero no determinan lo que comerás en la cena o cuántas veces ejercitarás tu cuerpo. Y más allá de los genes, tendrás pocas oportunidades de mantener un buen cuerpo y una buena salud si llevas un estilo de vida poco sano. No todas podemos ser delgadas, pero cada una de nosotras puede llegar a tener un buen cuerpo y ser saludable. Atendiendo a la comida y al ejercicio, se puede ser capaz de lograr un físico óptimo.

Se debe tener una buena imagen personal, para que las sensaciones que tengas con respecto de tu cuerpo sean firmes, y no influenciadas por otros. Cuando se tiene una imagen personal positiva, se puede aceptar y respetar el propio cuerpo, estimulando el ejercicio y la vida saludable.

Por más que la genética predetermine cuánta grasa se almacene o cuanta gordura se pierde, el cuerpo siempre responderá positivamente a quienes lo aprecian y tratan bien. Con una rutina de mucha actividad física y dieta sana, cualquier persona podrá lograr sentirse muy bien.

Permanece positiva, fíjate metas realistas, mira siempre para adelante y disfruta de todos los maravillosos beneficios de un estilo de vida saludable, activo, y con un cuerpo en buen estado.

Imagen:  potencia