MamásRelaciones

Decidir cuando es el momento de adoptar

Baby Blues

Tomar la decisión de adoptar un hijo o hija es el final de un proceso muy largo y meditado, o al menos así debería serlo siempre que uno decide asumir la maternidad o paternidad si es el caso. No casualmente estoy hablando en singular, ya que si bien es ideal adoptar en pareja para brindar al niño una familia completa, no en todos los casos puede ser así.

Pero decidir una adopción en la enorme mayoría de los casos es el final de un camino que ha sido doloroso y complicado, y es el de luchar contra la infertilidad. Por supuesto que hay parejas o personas fértiles que igualmente se deciden por esta forma de paternidad, pero no son la mayoría.

En general la infertilidad conlleva recorrer un largo camino. De las sospechas se pasa a los exámenes y de éstos a los tratamientos. En general son costosos en todos los sentidos, económico, físico y afectivo. Las frustraciones se acumulan y superarlas lleva su tiempo. Durante ese proceso se comienza a contemplar la posibilidad de adoptar, primero como algo lejano y luego como algo imprescindible si se quiere ser padres.

Sin embargo hay que tener en cuenta muchas cosas y asesorarse durante el período de estudio y espera. De hecho un embarazo también conlleva una espera y una incertidumbre importante, salvo que se tiene una idea en esos casos, de la duración de esa espera.

Las opciones de adopción son muy variadas y en post siguientes veremos algunas de las menos difundidas pero mas interesantes.