Salud

Debilidad y trastornos mentales por falta de vitamina

A medida que envejecemos, nos disminuye la capacidad para absorber la vitamina B12 de los alimentos.
Una deficiencia de B12 puede aparecer sin advertencia previa y nos puede ocasionar una diversidad de síntomas confusos, con probabilidades de generar un diagnóstico erróneo o ser adjudicado simplemente al envejecimiento.
La B12 es una vitamina esencial para todo nuestro cuerpo, es necesaria para el desarrollo y mantenimiento de nuestro sistema nervioso, la producción de ADN y la formación de glóbulos rojos.
Una deficiencia de B12 nos puede producir: debilidad muscular, fatiga, temblores, paso titubeante, incontinencia, baja presión arterial, depresión y otros desórdenes del humor, sumado a problemas cognitivos como mala memoria.
Puede diferir mínimamente el mínimo considerado aceptable entre los laboratorios, pero la mayoría informan que puede hablarse de una deficiencia cuando los niveles de B12 en adultos están por debajo de: 0,00025 microgramos por milímetro de suero sanguíneo.
Al igual que todas las vitaminas B, la B12 es soluble en agua, pero el organismo almacena B12 adicional en el hígado y otros tejidos.
Las cantidades recomendadas de B12 varían:
  • 2,4 microgramos diarios para personas de 14 años en adelante;
  • 2,6 microgramos para mujeres embarazadas
  • 2,8 microgramos para mujeres en lactancia.
Se encuentra de forma natural en algunas carnes rojas, en el pavo, el pescado y los mariscos. Cantidades menores de la vitamina están presentes en productos lácteos, huevos y pollo. Cantidades menores de la vitamina están presentes en productos lácteos, huevos y pollo.
En alimentos animales, la B12 se combina con proteína y debe ser liberada con el ácido estomacal y una enzima para ser absorbida. Por eso los usuarios crónicos de fármacos que suprimen este ácido o toman medicamentos para úlceras enfrentan el riesgo de padecer una deficiencia de B12.
Casi 30% de las personas de edad avanzada podrían carecer de suficiente ácido estomacal para absorber cantidades apropiadas de B12 de fuentes naturales, porque los niveles de acidez del estómago declinan con la edad.
La capacidad para absorber la vitamina se pierde con la edad, por lo cual a partir de los 50 años se recomienda especialmente consumir los alimentos que la contienen. El alcohol dificulta su absorción.