ComplementosTendencias

De compras en un viaje

Gifts

Cuando nos vamos de vacaciones, no son pocas las veces que nos tentamos con hacer compras. Si el presupuesto, o el mero placer, nos llevan más o menos cerca de casa, digamos que en la playa, siempre hay una tienda con rebajas, siempre hay un mercadillo tentador. Pero si tenemos la suerte de ir de viaje más lejos, pues uno siente que tiene que comprar algo. No está claro porque, pero ese recuerdo tiene que ser de una tienda.

El punto fundamental  y que obviamente hacemos antes de salir de casa, es un muy buen presupuesto. Claro que los gastos de alojamiento, alimentación y traslados están previstos, pero establecer un monto máximo inamovible para las compras es muy importante.

Tampoco vale la pena, al menos para mí, en un viaje, perder dos tardes buscando un vaquero. A lo sumo, si vamos a un lugar que sabemos tiene tiendas baratas, como Miami, antes de ir nos fijamos en las tiendas online de las marcas que nos gustan  y vamos directo a eso sin perder el tiempo.

Los mercadillos son una verdadera tentación, en la cual es clave saber regatear si es el caso. Hay lugares donde es casi una obligación. En Estambul, por ejemplo, solo tenemos que preguntar el precio si de verdad nos interesa. En tal caso luego contra ofertamos el 20 % de lo que nos dicen, y lo compramos a lo sumo por el 50 % del valor inicial. El juego es siempre el mismo, pedir el doble de lo que esperan. Hasta puede resultar pesado, pero son las reglas del juego.