Relaciones

De carne somos

Desde que era pequeño escuchaba la frase, pueblo chico infierno grande, pero nunca pensé que se le podría aplicar a tan bien en este caso a los sacerdotes esto del pecado y del infierno. Hemos escrito desde aquí muchas veces sobre casos en donde la Iglesia Católica ha quedado mal parada en lo referido a abusos de menores.

En este caso no es tan grave o al menos no se tienen datos de que hubiese ocurrido algo así y esperemos que no haya pasado nada. Se trata de lo que sucedió con un sacerdote bastante joven de las localidades de Noez y Totanés en Toledo.

El hecho fue que el cura gastó muchísimo dinero unos diecisiete mil euros, pero no en la comunidad sino  en servicios de telefonía erótica y en registros de visitas a páginas pornográficas en Internet.

Los feligreses algo sabían o sospechaban, porque algunos rumores ya corrían por esos pueblos pequeños, el cura terminó confesando la malversación de los fondos y ha sido suspendido de sus quehaceres parroquiales mientras el Arzobispado investiga lo sucedido.

Pero con los antecedentes lamentables de las conductas de algunos sacerdotes a lo largo de la historia, el final de esta,  no será un final feliz.

Imagen: cabinas.net