Complementos

¿Culotte o colaless?

Celulitis-tratamientos-activadores-microcirculación

Siempre en cuestiones de moda se ha dado un parámetro que en otros aspectos sería contradictorio, esto es que los opuestos se conviertan en clásicos, de esta forma es tan clásica una minifalda como una maxifalda, un pantalón corte oxford como uno chupín. Esto sucede en todos los aspectos del mundo de la moda, y la lencería no es la excepción, de esta forma encontramos dos opuestos que ya son un clásico: tanga y culotte.

Y como para todos los clásicos hay quienes eligen una o la otra, las mujeres muy jóvenes por años han sido defensoras de la tanga y el culotte era más elegido por las de más edad. Hasta que el culotte rompió la barrera de lo tradicional y se convirtió en una prenda de seducción imponiéndose entre las mujeres de todas las edades. Para esto dejó de lado los géneros tradicionales para aparecer absolutamente confeccionado en encaje o adornado con delicadas puntillas y transparencias.

De todas formas y por muy de moda que se haya puesto sigue habiendo mujeres que acostumbradas a las mínimas tangas se sienten incómodas con un culotte, en tanto que otras han dejado de lado su vieja preferencia encontrando en el culotte una prenda íntima sensual que ayuda a marcar nuestras curvas, levanta la cola y le da una forma más redondeada a las caderas.

Para ello debemos tener en cuenta algunos consejos: no elegirlos muy ajustados, que las costuras sean cómodas y que si tienen terminaciones con puntillas u otros accesorios estos no sean muy notorios ya que lucirán mal en las prendas que lleves puestas. Si te pones una prenda muy ajustada al cuerpo usa un culotte sin relieves y en tono nude, sino se notará demasiado y no será la mejor opción.