Relaciones

Cómo cuidar una relación de amistad

Friendship

Cuando conocemos a una persona, inmediatamente observamos algunas de las cosas que dice o hace para saber si queremos entablar una relación a futuro.

Muchas veces las personas suelen dar una imagen de si mismas que no se corresponde con lo que serán una vez conocidas, por eso es indispensable no prejuzgar antes de tiempo. Una vez que comenzamos a conversar con esa persona, los primeros temas giran en torno a cuales son nuestros gustos y preferencias, tales como qué tipo de música escuchamos, si vemos películas, qué hacemos en nuestros ratos libres, etc.

Es muy importante dicha presentación ya que sera la causante del comienzo o por el contrario de la terminación de una posible relación amistosa. La sonrisa y simpatía juegan un papel indispensable a la hora de relacionarse. De igual manera, es recomendable escuchar lo que nos va a decir la otra persona y no comentar mucho sobre nuestros propios intereses. El lugar en el que deposites al otro es indispensable para que se sienta cómodo con vos. En el caso de que la otra persona no hable demasiado es necesario observar sus movimientos para descubrir si nos encontramos ante una persona tímida y diferenciarlo de aquella que no tenga el mínimo interés en nosotros.

Una vez que las cosas se han dicho y se ha elegido mantener un vínculo amistoso, es necesario comenzar a trabajar en la relación. Las preguntas acerca de los estados de ánimo o temas que sean de gran importancia para la otra persona son una buena manera de comenzar. Así, se sentirá escuchado y crecerá la confianza entre ambos. Si estamos absolutamente convencidos de que es la persona que deseamos tener como amiga debemos demostrarle el valor que le damos a dicha amistad, las cosas que de el nos agradan siempre sosteniendo amabilidad y simpatía para recibir lo mismo a cambio.