Relaciones

Cuando los padres no pasan la pensión

Parents swear, and child worries

Que los padres separados dejen de pasar la pensión de sus hijos es un gran problema al que por desgracia cada vez nos enfrentamos más.

Uno de los principales problemas después de una separación, es la manutención de los hijos. Tiempo atrás, un porcentaje muy elevado de padres asumía su parte sin que hubiera problema, y una vez llegado a un acuerdo, el tanto por ciento que lo cumplía era muy elevado.

Por desgracia la situación en nuestro país ha ido empeorando y nos encontramos con un grave problema. El nivel adquisitivo de las familias españolas ha bajado alarmantemente, y el de las familias monoparentales todavía lo ha sufrido más.

Después de una separación, normalmente seguimos unidos a nuestra expareja por varios vínculos. El más importante los hijos en común, el más problemático la vivienda conjunta. De la vivienda podemos desprendernos, es simplemente un bien (o un mal en muchos casos) material, y así deberíamos afrontarlo. Posiblemente nos salga más rentable un alquiler que una hipoteca. Pero de esto hablaremos otro día.

El tema que ahora nos ocupa es el de cómo vamos a alimentar, vestir, etc. a nuestros hijos. Si nuestro ex se ha quedado sin trabajo y no tiene bienes materiales, dejará de pasarnos pensión. Lo primero que debemos hacer en cuanto deje de hacerlo, sin ninguna duda, es denunciarlo, pero si no tiene nada el juez lo declarará insolvente. Llegados a este punto, debemos tirar solas con todos los gastos, da igual que nosotras no tengamos trabajo, ni bienes materiales de los que tirar, nos las ingeniaremos como podamos para sacar a nuestros hijos adelante.

Desde principios del 2008, el estado brinda una ayuda para los casos donde  el progenitor no cumple lo pactado en la sentencia de divorcio. Se puede tramitar a través de los servicios sociales, y es el fondo de garantía el que lo abona. No es una tarea fácil, no os desaniméis en el intento, os pedirán una larga lista de documentos, pero son 100€ por menor a vuestro cargo durante 18 meses. Es muy poco, estamos de acuerdo, pero es una ayuda y en todo caso es ¡un poco más que nada!

En el tema moral no vamos a entrar a fondo. Yo solo diré que llegados a este punto quizá a una madre le duela más el tema moral que el económico, me explico:

Si el padre de nuestros hijos realmente no tiene nada, somos conscientes de que poco puede hacer, pero aunque nosotras no tengamos nada lo buscaremos aunque sea debajo de las piedras. Eso es lo que en realidad reclamamos. Esfuerzo y compromiso hacia unos menores que no tienen culpa de nuestros errores y nuestros problemas.

Solo quiero acabar diciendo que nunca los metamos a ellos en nuestra guerra, pero que tampoco los hagamos ajenos a la realidad. Expliquémosles siempre las cosas en el lenguaje que por su edad entiendan, sin odios ni rencores, pero sin mentiras tampoco. Los niños son más listos de lo que creemos, y tienen una capacidad inmensa para entender.

  • Raymon

    Mis felicitaciones! Un buen articulo reflejando la cruda realidad, en la que se encuentra actualmente muchas madres.