Cotilleos

Cuando la justicia no parece tan justa (III)

Desde hace unos días venimos desarrollando el caso de Antonio Meño, quien luego de una cirugía hace más de 22 años, permanece en coma vigil. Una larguísima batalla legal de varios años, ha culminado con una condena a pagar 400 mil euros a su familia, lo que los llevó luego a vivir en una carpa, hasta el día de hoy.

El caso ahora ha dado un vuelco por la aparición de un nuevo testigo, que habría estado presente en la cirugía. Por ese motivo, el Tribunal Supremo ha accedido a dar una nueva vista al caso. En los próximos días se van a expedir en ese sentido, luego de haber tenido una audiencia la semana pasada.

Lo tremendo del caso es la situación en que viven, sin ninguna clase de ayuda oficial, llevando adelante la dificilísima situación de tener un hijo en una condición tan especial.

Esperamos las novedades del caso, pero nos parece esencial que se les de alguna clase de solución, al menos en el tema de la vivienda.

Imagen: panoramio.com