Cotilleos

Cuando la justicia no parece tan justa (II)

En un post anterior hablábamos del caso de Antonio Meño, un joven que al realizarse una rinoplastia 22 años atrás, sufre una complicación y queda hasta el día de hoy en un coma vigil. Los padres demandaron a la clínica y en particular al anestesista, pero si bien ganaron en primera instancia, perdieron todas las instancias posteriores.

Por ese motivo, y luego de varios años de luchas en los Tribunales, se los condenó a pagar las costas de la larga batalla legal, que ascendió a 400 mil euros.

Y aquí entiendo que es que no se hace justicia. Será legal seguramente, pero obligar a una familia que tiene uno de sus miembros en una condición que requiere de especiales cuidados a quedar sin vivienda, no me parece ni un poco justo.

Desde hace más de 500 días, los padres de Antonio Meño y el mismo, viven en una carpa en la plaza de Jacinto Benavente, en Madrid.

Imagen: nosolometro.blogspot.com