Relaciones

Convivencia: los tuyos, los míos y los nuestros (II)

Así como ayer dejábamos un espacio para la reflexión, respecto de aquellas familias ensambladas que se componen por los hijos de anteriores matrimonios y los hijos de la actual pareja, cosa que ya no sorprende a nadie en nuestros tiempos;  hoy veremos a qué conclusiones podemos arribar.

Hombres y mujeres que pasan por esta experiencia de convivir con hijos de distintas pariciones coinciden -en algunos casos- en que antes de volver a articular sus vidas, tratan de asegurarse de que la pareja acepte y respete a sus hijos para resguardarlos de situaciones riesgosas. Algunas mujeres reconocen que jamás podrán ser madres sustitutas porque saben que “madre hay una sola”, pero aunque no las una el vínculo sanguíneo, por instinto pueden amar saludablemente a los hijos del otro.

Sin embargo, muchas de estas nuevas relaciones fraternales, filiales y paternales, suelen funcionar con complicados conflictos no fáciles de resolver, haciendo que esta temática se abra a distintas opiniones, ya que las relaciones entre padres que conviven con estos hijos conflictiva y temporariamente, vuelven a recordarme a Gibran, porque ni los tuyos son los míos, ni los míos son los tuyos ni los nuestros son los nuestros. Son los hijos de la vida.

Finalmente, veremos que todo es tan pasajero, que no vale la pena detenernos en pleitos y contiendas, y que los hijos – míos, tuyos o nuestros – volarán de igual forma del nido y tarde o temprano reconocerán ese hogar que les brindamos, aún con todas nuestras limitaciones. Por eso, vale la pena intentarlo.

 

  • RAQUELless

    Respetarlos.. o amarlos es diferente.. no creo q se pueda amar a un niño/a q no es tuyo y que vive faltandote el respeto en tu propia casa. Mas aún cuando tu marido (su padre) te denigra en frente de ellos, dejando que hagan y digan lo que se les place. haciendo de ti una extraña y mal ubicada en tu propia casa. y de tu casa un despilfarro. siendo que terminas por no ser dueña de cuidar ni mantener las cosas como crees correcto en tu hogar, sintiéndote como una extraña. Cuando los que están de más son sus hijos, pues están de visitan en MI casa. si uno los respeta espera respeto de ellos. mas aún del propio marido. lo mas complicado es que si uno trata de educarlos en el orden y el respeto por las personas, su madre los apaña y tu marido te calla la boca. ¿que hacer? opte por defender mi casa y mi lugar, los de afuera son de palo. hijos suyos o no como dijiste tarde o temprano no van a estar mas acá. asiq si me quiere de verdad, que se maneje, me respetan todos o se va todo por la borda. 
    ademas.. su madre que mande en su casa, en mi casa.. mando YO.