Cotilleos

Consejos prácticos: conducir con niebla y lluvia (I)

Al conducir, la lluvia puede convertirse en uno de nuestros peores enemigos, tanto a la hora de subirnos al coche o caminando por las calles, ya que además de disminuir la visibilidad tanto de peatones como conductores, también reduce la adherencia de los vehículos al pavimento.

Uno de los varios problemas que nos enfrentamos es que el neumático no es capaz de disipar toda el agua de la superficie, formando una especie de almohada bajo el neumático, evitando el contacto con el pavimento, provocando así un deslizamiento incontrolado del vehículo.

Un buen consejo es mantener firme la dirección, evitar los frenazos y las aceleraciones bruscas, mantener la velocidad, y principalmente debemos preocuparnos por mantener en un buen estado los neumáticos.

Veamos algunas recomendaciones a tener en cuenta:

  • poner en marcha el vehículo y encender durante algunos minutos el aire frío al máximo sobre el desempañador, también encender el desempañador posterior, así cuando comencemos a mover el vehículo los vidrios ya estarán limpios.

No te pierdas la segunda parte de esta entrega con más recomendaciones prácticas.

Imagen: narragansett