Belleza

Consejos para pieles sensibles

ellas

Muchas mujeres suelen confundir una piel sensible con reacciones alérgicas, ese es un gran problema de quienes sufren una hipersensibilidad  natural, ya que lleva un tiempo descubrir a qué tipo de sensibilidad cutánea pertenece su piel. Por lo general las pieles sensibles tienen una relación directa con los cutis claros, aunque siempre puede existir la excepción a la regla; para llegar a este conocimiento exhaustivo de tu piel lo mejor es formarte en belleza a través de algún curso especializado.

También hay pieles sensibles por naturaleza y pieles que se tornan sensibles luego de algún tratamiento cosmético inadecuado o una intervención estética, como también las hay por motivos que están directamente relacionados con algunos medicamentos o alimentos. El problema para descubrir cual es el agente que provoca esta hipersensibilidad es que todas las reacciones son iguales a las que tienen las pieles sensibles genéticamente.

Lo importante en todo esto es aprender a cuidar esa piel sensible y para ello te dejamos 5 consejos básicos para tratarla:

– Limpieza no agresiva:
limpia y quita el maquillaje diariamente con sumo cuidado sin utilizar productos que puedan alterar el equilibrio natural de tu piel. No realices nunca una exfoliación más de una vez a la semana, y siempre hazlo muy suavemente.

- Medio ambiente adecuado: evita los cambios de temperatura bruscos, los ambientes secos, las comidas picantes, el alcohol y el tabaco. Todas estas cosas solo harán que la sensibilidad de tu piel aumente.

– Tratamientos específicos:
usa siempre cremas y cosméticos hipoalergénicos indicados para tu tipo de piel, estos ayudarán a restituir el manto hidrolipídico. Evita todos los productos que contengan retinol.

– Cuidado con la medicina estética:
los tratamientos antiedad pueden ser excelentes en otras pieles pero en tu piel sensible seguramente causarán una irritación y daños muy agresivos. Asesórate y escoge aquellas técnicas no agresivas que sean las indicadas para ti.

– Mejor prevenir:
cuida tu piel con los tratamientos adecuados estos mejorarán las defensas de tu piel y potenciarán la resistencia que esta debe tener ante los agentes externos, reduciendo la irritabilidad y protegiéndola no solo en lo inmediato.