Trucos y Manualidades

Consejos para elegir tu ropa interior femenina

Underwear

Elegir bien nuestra lencería es importante pues nunca sabemos en qué momento la luciremos y, si además nos gusta ir a la última, debemos tener en cuenta algunos consejos para saber comprar ropa interior femenina.

Por ejemplo a la hora de comprar un sujetador hay que elegirlo de acuerdo al tipo de pecho que tengamos y, por supuesto, de su tamaño.

Para un pecho pequeño lo ideal es un sujetador de copa con rellenos laterales que realcen un poco el busto si así lo deseamos, si no los sujetadores sin aros con encajes o en tul son perfectos.

Si el pecho es grande es fundamental recoger bien el pecho mediante un sujetador de copa adecuada al tamaño y con aros que mantengan el busto firme y en su sitio. Si deseamos lucir un poco de escote, existen variedades de sujetadores que nos lo permiten con una buena sujeción.

Para los pechos que están un poco caídos elegiremos un sujetador de aro en la parte inferior y que tenga un tejido firme que eleve el busto y le otorgue algo de realce.

Si tenemos los pechos un tanto separados, cometeríamos un error si escogemos un sujetador con cierre delantero que contribuiría a separarlos aún más, por muy cómodo que nos parezca el sistema de cierre.

También se da el caso de que los pechos sean de tamaños ligeramente diferentes, algo muy común, por lo que lo ideal es elegir un sujetador con tirantes ajustables para poder compensar esa diferencia de volumen. Otra opción es rellenar la copa del pecho más pequeño con algún tipo de material.

Por otra parte es esencial mantener cuidada y limpia tu lencería, para ello:

  • Sigue siempre las instrucciones de lavado, procura hacerlo en agua fría o tibia y con un jabón suave. Una vez lavada, no la retuerzas para secarla y procura dejarla al aire libre sobre una superficie plana para que no se deforme una vez seca.
  • Por otra parte, si lavas a máquina tu lencería, consigue una bolsa especial para lavar ropa íntima que evitarán que se tuerzan y estiren demasiado durante el lavado. Usa una plancha o baño de vapor para quitar arrugas y lava siempre a la vez los conjuntos para que conserven el mismo color.